Axel Kicillof asumió la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires

Fuente: ADN Marcos Paz

Tras entonar las estrofas de la marcha peronista María Eugenia Vidal entregó los atributos de mando. De esta manera Axel Kicillof se convierte en el nuevo goberndor de la provincia de Buenos Aires.

Axel Kicillof Juró como gobernador de la Provincia de Buenos Aires en reemplazo de María Eugenia Vidal, tambien hizo lo propio Verónica Magario en carácter de vice gobernadora

El flamante gobernador estuvo compañado por el presidente de la nación, Alberto Fernández, la vice presidenta Cristina Fernandez de Kirchner y el ex gobernador Daniel Scioli entre otros funcionarios

La ex gobernadora maría Eugenia Vidal, quien estaba acompañada por su compañero Daniel Salvador, fue quien le entregó al gobernador entrante los atributos de mando.

Kicillof ingresó a la Legislatura provincial acompañado por su esposa y sus dos hijos, y fue recibido por el presidente de la Cámara de Diputados, Federico Otermin.

El mandatario provincial arrancó haciendo un largo diagnóstico de la situación de provincial y aseguró que en la elección de octubre se impuso «una idea de una provincia productiva y no especulativa, una provincia solidaria con un estado presente, comprometida y cercana».

En un discurso que duró poco más de una hora, Kicillof llamó a «reconstruir la provincia y recuperar los derechos perdidos». Además cargó contra la herencia que recibió de la gestión de la saliente, María Eugenia Vidal.

Kicillof reconoció que las reservas provinciales llegan a los 25.000 millones pero, dejó en claro que lo que deja Vidal «no es suficiente» para atender salarios y otras obligaciones.

«El problema no es cuánto queda en la caja, sino lo que tenemos que atender con esos fondos. Los 25.000 millones que dejaron no alcanzan para atender las obligaciones básicas, necesitamos como mínimo unos 50.000 millones solo para hacer frente a salarios y proveedores.

Axel utilizó un tono moderado y conciliador. Explicó que los problemas de la provincia exceden la gestión de Vidal, «Sabemos que hay problemas estructurales», admitió.

En términos económicos, los cuestionamientos hacia la gestión anterior fueron profundos. Aseguró que la provincia se encuentra en emergencia financiera e hizo hincapié en la cuestión de la deuda a la que calificó como «comprometida y preocupante»

Aseguró que la provincia pasó de adeudar 9.362 millones a 11.300 millones, una suba del 20%. Además calificó como «ruinosa» la administración de la deuda de la provincia.

En cuanto al Banco Provincia aseguró que se redujo la parte de los préstamos al sector privados en un 11% y que por el contrario crecieron en un 15% los activos afectados a títulos públicos.

«El banco dejó de prestarle a las Pymes, la industria y al sector agropecuario para comprar Lelic y títulos públicos al gobierno nacional», aseguró.

Mariel Fernández, La intendenta de Moreno se remarco el sentimiento generalizado que surge de esta nueva etapa «Con Axel surge la esperanza, tengo la misma esperanza que el pueblo argentino. La situación de los municipios es muy complicada y la de Moreno más aún, pero con muchas ganas de ponernos a trabajar todos juntos.

Previo a la ceremonia el intendente de Marcos Paz, Ricardo Curutchet, se expreso sobre el traspaso de mando en la provincia “es un motivo de gran alegría, es un honor poder compartir con Axel su asunción y la de todo su equipo. Por su parte la concejala Isabel Domínguez señaló que tiene muchas ganas de ver nuevamente a la provincia de pie, de ver que la salud vuelve a ser un tema importante. «Tengo muchas ganas, mucha alegría y mucha esperanza».

El intendente de Merlo Gustavo Menendez se sumo al sentimiento de esperanza que genera esta nueva etapa y las reflexiones que dejo Alberto Fernandez en su mensaje a todo el pueblo argentino. Mientras que su par de Hurlingham, Juan Zabaleta señaló «nos espera mucho trabajo. Tenemos que volver a poner en marcha los hospitales» garantizar una mejora en la educación es un eje de los mandatarios comunales «nos espera garantizar a los pibes y a las pibas una mejor infraestructura escolar».